Archivo por meses: mayo 2011

La Inteligencia Emocional y la Felicidad

«Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida, y de dominar los hábitos mentales que favorezcan su propia productividad; las personas que no pueden poner cierto orden en su vida emocional libran batallas interiores que sabotean su capacidad de concentrarse en el trabajo y pensar con claridad». Dr. Daniel Goleman

El Dr. Daniel Goleman acuña este término en su libro “Emotional Intelligence” (1995) para definir algo que venía rondando en los círculos científicos desde que Charles Darwin indicó en sus trabajos la importancia de la expresión emocional para la supervivencia y la adaptación.
La inteligencia emocional es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y el conocimiento para manejarlos.

Y ¿para qué sirve la Inteligencia Emocional? 

La IE nos acerca una serie de habilidades para profundizar en nuestro yo:

  1.  La autoconciencia (capacidad de saber qué está pasando en nuestro cuerpo y qué estamos sintiendo)
  2.  El control emocional (regular la manifestación de una emoción y/o modificar un estado anímico y su exteriorización)
  3.  La capacidad de motivarse y motivar a los demás
  4.  La empatía (entender qué están sintiendo otras personas, ver cuestiones y situaciones desde su perspectiva), y
  5.  Las habilidades sociales (habilidades que rodean la popularidad, el liderazgo y la eficacia interpersonal, y que pueden ser usadas para persuadir y dirigir, negociar y resolver disputas, para la cooperación y el trabajo en equipo).

¿Cómo me afecta?

Una investigación realizada a nivel mundial por The Consortium for Research on Emotional Intelligence in Organizations, arrojó un resultado sorprendente y vinculado a nuestro Cociente de Éxito: el mismo se debe un 23% a nuestras capacidades intelectuales, y un 77% a nuestras aptitudes emocionales.

Y NOS PREGUNTAMOS: 

¿Por qué a algunas personas les va mejor en la vida que a otras?
¿Por qué algunas, con alto coeficiente intelectual y que se destacan en su profesión, no pueden aplicar esta inteligencia en su vida privada?
¿Y por qué otras con un alto Cociente Intelectual terminan trabajando para otras que tienen un CI más bajo, pero que saben conectarse, influir y relacionarse mejor?
La respuesta está en las emociones y en la capacidad para entenderlas y manejarlas: la Inteligencia Emocional es parte de nuestra inteligencia global, una parte opacada por el brillo de la razón y del Cociente Intelectual, más fácil de definir y medir. De este conocimiento deducimos que nuestro estado anímico influencia en gran medida lo que hacemos. Cuando estamos tristes, nos mostramos retraídos. Cuando estamos contentos derrochamos buen humor.
Podemos aprender muchísimo (y ejercer influencia) sobre nuestras emociones entrenándonos en el desarrollo de las aptitudes emocionales, así desarrollaremos la capacidad de manejar las emociones idóneas para cada acción y regular su manifestación, manteniendo el equilibrio emocional; transmitiendo estados de ánimo para generar actitudes y respuestas positivas; aprendiendo a evaluar el ‘costo emocional’ de situaciones y acciones; desarrollando destrezas sociales, forjando y manejando relaciones con clientes, proveedores, colegas, etc.; realizando un plan de aplicación en el terreno de nuestra esfera de influencia empresarial y laboral, extendiéndolo a la vida familiar y social.
Y en la madurez… Sabemos que la estructura emocional básica puede ser modificada mediante una toma de conciencia y cierta práctica: puede alterarse o reforzarse con la repetición de ciertos hábitos. La infancia y la adolescencia son dos momentos críticos que abren una oportunidad única para desarrollar la Inteligencia Emocional con hábitos, pero en la madurez la mayoría de las personas pueden educar sus emociones.
En la madurez, estas herramientas nos ayudan en el autoconocimiento a fin de lograr un cambio real interno que conduzca al restablecimiento de la armonía en los aspectos físico, emocional, mental y espiritual. Despertar esta conciencia es un gran paso para el mantenimiento o restablecimiento de la salud, el bienestar y el equilibrio psicofísico en pos de una mejor calidad de vida.

Es también una nueva forma de abordar la salud y la enfermedad, las relaciones interpersonales y la vida, porque, para bien o para mal, afectan a nuestro sistema inmune, influyendo así en nuestro estado de salud. De esta forma, las emociones pueden guiar todas las actitudes de nuestra vida hacia pensamientos y hábitos constructivos, que mejoren de forma absoluta los resultados finales que queremos alcanzar: La Felicidad.

Es un precioso instrumento para solucionar desde una situación desagradable con un empleado que trabaja con nosotros, o finalizar un trato con un cliente particularmente difícil, hasta resolver en forma definitiva y tranquila las difíciles situaciones familiares que muchas personas viven como algo destructivo, cansador y frustrante.

En conclusión, la Inteligencia Emocional es útil en tiempos de bonanza, e imprescindible en tiempos difíciles. La IE pone al servicio de toda persona una nueva concepción de la salud, en momentos en que la humanidad experimenta una profunda crisis que influye en todas las áreas de la vida y por ende en el bienestar personal. Y dentro de esta profunda crisis aparece el paro laboral como indicador de bienestar social y personal. Tener trabajo es importante para desarrollar nuestras habilidades emocionales y de autoconocimiento (refuerzo de autoestima, empatía,…) y me pregunto: en esta etapa que vivimos, de fuerte porcentaje de paro y desdicha familiar el círculo no se podrá cerrar en positivo si no aportamos optimismo y actitud positiva a las circunstancias que nos rodean, y que como hemos aprendido nos llevarán “en volandas” a conseguir nuestros objetivos,… por ejemplo, la consecución de un puesto de trabajo, que ayudará a cerrar el círculo y nos aportará un poquito de felicidad.


Sonia Jiménez 
(Dpto. Personal)

Firma de Convenio con el Impro de Puerto Real

Por segundo año consecutivo, Asisttel firma un covenio de colaboración con el IMPRO de Puerto Real. Tras la firma en 2010, la gestión del IMPRO es valorada positivamente por parte del vicepresidente de dicho organismo y teniente alcalde del municipio (Pedro Romero).

Pedro Romero Traslada a los medios el balance positivo de la gestión del organismo durante 2010

Además de con Asisttel, el Impro firmó en 2010 con entidades como el Instituto de Empleo y Desarrollo Tecnológico de la Diputación de Cádiz, con Sicma Andalucía, con Afanas, Autismo Cádiz, Asprodeme y Feproami.

 http://www.teleprensa.es/cadiz-noticia-292731-La-gesti26oacute3Bn-del-Impro-en-2010-es-valorada-positivamente-por-el-vicepresidente-del-organismo.html