Campaña vacunación 2018-19

Vacúnate frente a la Gripe – Campaña 2018-2019

Gripe – Campaña 2018-2019

La GRIPE es una enfermedad generalmente leve, producida por un virus, que comienza de forma súbita con fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, malestar general, congestión nasal y tos. En algunas personas mayores, o con determinadas enfermedades crónicas, puede causar complicaciones graves, sobre todo respiratorias.

Los síntomas de la GRIPE son fundamentalmente: fiebre, síntomas respiratorios, tos y malestar general. Está causada por el virus de la influenza y es de fácil contagio y transmisión entre humanos.

Para afrontar la gripe, como cualquier otra enfermedad, es importante contar con unos hábitos de vida sanos: que engloban una alimentación equilibrada que incluya todos los nutrientes necesarios, la realización de ejercicio físico y evitar hábitos como el tabaquismo o el sedentarismo.

gripe.jpg

Consejos para prevenir la gripe

Unas medidas higiénicas adecuadas contribuyen a evitar la transmisión de determinadas enfermedades. Las medidas higiénicas fundamentales que hay que tener en cuenta para evitar la transmisión del virus son:

  • Taparse la boca al toser o al estornudar, preferiblemente con el codo.
  • Usar pañuelos desechables.
  • Lavarse con frecuencia las manos, sobre todo después de haber tosido o estornudado.
  • Procurar no reutilizar los pañuelos empleados al estornudar o limpiar las secreciones nasales.

Extremar las medidas higiénicas mencionadas anteriormente en los lugares donde exista aglomeración de personas o en trabajos de cara al público, donde cobra especial importancia el lavado periódico de las manos, que evita multitud de enfermedades que se transmiten por esta vía.

La gripe es una enfermedad causada por un virus, por lo que los antibióticos no resultan efectivos para combatirla y su uso puede crear resistencias a estos fármacos. El tratamiento consistirá en reposo, alimentación adecuada y, si fuese necesario, algún medicamento para paliar los síntomas.

La vacuna de la gripe es una medida preventiva que ha demostrado su eficacia en los grupos de riesgo de mayores complicaciones. Su médico, en caso de pertenecer a uno de estos grupos le habrá recomendado la vacunación.

Es importante realizar un uso adecuado y responsable de los servicios sanitarios para evitar su saturación y facilitar su buen funcionamiento. Hay que hacer uso de las urgencias hospitalarias sólo en los casos en los que la gravedad sea extrema. Para resolver cualquier duda sobre cuestiones sanitarias, los ciudadanos tienen disponible las 24 horas del día, los 365 días del año, el servicio Salud Responde, accesible con una simple llamadas al 955 545 060 o a través del correo electrónico (saludresponde@juntadeandalucia.es).

Recomendaciones de vacunación antigripal

Las recomendaciones de vacunación antigripal tienen como objetivo reducir la mortalidad y morbilidad asociada a la gripe y el impacto de la enfermedad en la comunidad. Por ello, deberán ir dirigidas fundamentalmente a proteger a las personas que tienen un mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer la gripe, a las que pueden transmitir la enfermedad a otras que tienen un alto riesgo de complicaciones y aquellas que, por su ocupación, proporcionan servicios esenciales en la comunidad.

¿Quiénes se deben de vacunar frente a la gripe?

  1. Personas mayores o igual a 65 años de edad. Se hará especial énfasis en aquellas personas que conviven en instituciones cerradas.

  2. Personas con menos de 65 años que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe. 

    • Menores (a partir de los 6 meses) y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada), neurológicas o respiratorias, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma.
    • Menores (a partir de los 6 meses) y adultos con:
      • Diabetes mellitus
      • Obesidad mórbida (índice de masa corporal igual o superior a 40 en adultos, 35 en adolescentes o por encima de 3 desviaciones estándar en la infancia)
      • Enfermedad renal crónica y síndrome nefrótico
      • Hemoglobinopatías y anemias
      • Hemofilia y trastornos hemorragicos crónicos, así como receptores de hemoderivados y trasnfusiones múltiples
      • Asplenia
      • Enfermedad hepática crónica
      • Enfermedades neuromusculares graves
      • Inmunodeficiencias e inmunosupresión (incluida la originada por la infección por VIH, por fármacos -incluyendo tratamiento con eculizumab- o en los receptores de trasplantes)
      • Cáncer y hemopatías malignas
      • Implante coclear o en espera del mismo
      • Fístula del líquido cefalorraquideo
      • Enfermedad celiaca
      • Enfermedad inflamatoria crónica (artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, enfermedad inflamatoria intestinal,…)
      • Trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras

En este grupo se hará un especial énfasis en aquellas personas que precisen seguimiento médico periódico o que hayan sido hospitalizadas en el año precedente.

  • Menores entre los 6 meses y los 18 años de edad, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe.
  • Mujeres embarazadas en cualquier trimestre de la gestación

3. Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones

  • Personal de de los centros, servicios y establecimientos sanitarios, tanto de atención primaria como especializada y hospitalaria, pública y privada. Se hará especial énfasis en aquellos profesionales que atienden a pacientes de algunos de los grupos de alto riesgo anteriormente descritos.
  • Personas que trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos, especialmente los que tengan contacto continuo con personas vulnerables.
  • Estudiantes en prácticas en centros sanitarios.
  • Personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o mayores.
  • Personas que conviven en el hogar, incluidos los menores a partir de los 6 meses de edad, con otras que pertenecen a algunos de los grupos de alto riesgo, por su condición clínica especial (citados en el punto 2).

  4. Otros grupos en los que se recomienda la vacunación

  • Personas que trabajan en servicios públicos esenciales, con especial énfasis en los siguientes subgrupos:
    • Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con dependencia nacional, autonómica o local
    • Bomberos
    • Servicios de protección civil
    • Personas que trabajan en los servicios de emergencias sanitarias
    • Personal de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial (incluyendo centros de acogida de inmigrantes)
  • Personas con exposición laboral directa a aves domésticas o a cerdos en granjas o explotaciones avícolas o porcinas y también a aves silvestres. La finalidad es reducir la oportunidad de una infección concomitante de virus humano y aviar o porcino, disminuyendo la posibilidad de recombinación o intercambio genético entre ambos virus.

Fuentes:

Cosejería de Salud – Junta de Andalucía: https://www.juntadeandalucia.es/organismos/salud/areas/salud-vida/programas-salud/paginas/vacunacion-gripe.html

 

Ha llegado el otoño. Cuidemos a nuestros mayores.

CUIDADOS ESPECIALES PARA EL OTOÑO

Imagen relacionada

actividad física mayores

Poco a poco se ha instalado el otoño. Es momento de tomar precauciones, especialmente entre los mayores. Las personas con más de 60 años constituyen un grupo de alto riesgo de sufrir complicaciones derivadas de la gripe, normalmente por padecer enfermedades crónicas. Así pues, en su caso es fundamental vacunarse de la gripe y realizar ejercicio físico. Pero las medidas de prevención son muchas más:

Medidas básicas:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Taparse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al estornudar o toser y desecharlo inmediatamente después.
  • Ventilar las habitaciones abriendo ventanas.
  • No compartir vasos, cubiertos, toallas y otros objetos que hayan podido estar en contacto con saliva o secreciones.

Actividad física:

El ejercicio físico debe ser regular y estar adaptado a las necesidades y posibilidades de cada una de las personas mayores. Lo adecuado: caminar, ejercicios de tonificación, estiramiento y la potenciación muscular. El sedentarismo es un factor de riesgo cardiovascular.

 

Nutrición:

Una dieta sana debe regirse por las recomendaciones que aparecen en la pirámide alimentaria. Al menos cinco comidas diarias. Prestar especial atención al aporte energético del desayuno. No pasar muchas horas sin comer (a media mañana es necesario hacer un pequeño almuerzo). Para la cena alimentos fáciles de digerir (verduras cocidas, sopas o pescados.

La alimentación de las personas mayores se debe de cuidar y controlar durante todo el año. Debido a que el proceso de envejecimiento trae consigo la reducción de los nutrientes necesarios que se necesitan. Sin embargo, en otoño este cuidado ha de ser mayor, puesto que es importante subir las defensas y así ayudar al cuerpo en el cambio del calor al frio.

Y es que, las personas mayores son más proclives a tener las defensas bajas, lo que da lugar a generar enfermedades y complicaciones. Debido a que las personas con más de 60 años son las más dadas a sufrir un empeoramiento derivado de la gripe.

Debido a que con el frio las defensas se debilitan mucho más, es la alimentación la que juega un papel fundamental. Otorgándole prioridad a los alimentos que proporcionen los nutrientes necesarios que el cuerpo necesita.

¿Qué alimentos tomar? 

– ANTIOXIDANTES Y ACEITE DE OLIVA 

Resultado de imagen de antioxidantesEntre los antioxidantes, que vienen bien contra el envejecimiento, están las frutas y las verduras frescas como bayas, uvas negras, remolacha y los tomates. Y por otro lado, el aceite de oliva, ya que según muchos expertos tiene efectos positivos en la memoria y debido a sus grasas saludables resulta muy importante para controlar enfermedades cardiovasculares.

– VITAMINA C

Frutas como el limón, la naranja, el kiwi y las frambuesas son ricas en vitamina C y por ende son ideales para combatir la apatía física y la fatiga. Además son importantes porque favorecen la absorción del hierro.

La alimentación de los mayores en otoño

– VITAMINAS DEL COMPLEJO B

Las podemos encontrar en alimentos integrales y legumbres, así como en proteínas como los garbanzos, las judías o las lentejas. También es importante consumir pescados como el atún o el salmón, ya que gracias a la acción de sus ácidos grasos se fortalece el desarrollo del sistema cerebral y nervioso.

– HIERRO, PARA LA ENERGÍA 

Alimentos como los frutos secos, legumbres, vegetales verdes (espinacas o acelgas), moluscos (berberechos y almejas), cereales y especias (comino, eneldo, pimienta, canela). Este mineral ofrece múltiples ventajas, pero la principal es que favorece la prevención de infecciones, además que otorga resistencia física. Si no se consume suficiente hierro el resultado será cansancio y debilidad y puede derivar a enfermedades como la anemia, insomnio o dolor de cabeza.

– LAS LEGUMBRES

las legumbres proporcionan una fuente de hierro y proteína que aporta resistencia física contra las infecciones y reduce el cansancio y debilidad corporal. Además, su consumo ayuda al tránsito intestinal gracias a su alto contenido en fibra.

Fuente: Guía editada por la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA).

 

Oferta de fidelización para clientes de Asisttel

¡OFERTA!

Si ya eres cliente de Asisttel, te puedes beneficiar de nuestra nueva oferta de fidelización

A partir de hoy os hacemos llegar una nueva oferta para clientes de cualquier servicio de Asisttel (Escuelas infantiles, Servicio de Ayuda a Domicilio, o Formación).

Acreditando que ya eres cliente de Asisttel puedes acceder a nuestros servicios en Unidad de Día o Residencia (Tomares y Aguadulce) con una oferta especial para tus mayores. Por ejemplo, si tu hijo acude a una Escuela Infantil de Asisttel, puedes solicitar esta oferta para tus padres, abuelos, etc.

No dudes en solicitarnos más información en el 954 15 23 57.

¡Gracias!

Compromiso de Asisttel con el Medio Ambiente

 

Asisttel entiende la importancia de trabajar bajo parámetros de calidad y lo asume como parte inherente a su labor diaria en todas sus actividades.

Por ello disponemos de un Sistema de Gestión Integrado de Calidad y Medio Ambiente implantado y certificado por la empresa Applus+, según el modelo aportado por las normas  UNE-EN ISO 9001:2015 y 14001:2015 para los servicios de UED, Residencias, Escuelas Infantiles, SAD y Formación; y además la certificación UNE 158301:2015 para los Servicios de Ayuda a Domicilio y Promoción de la Autonomía Personal.

Implementamos  el Sistema de Gestión Ambiental (SGA),  integrándolo en  el Sistema de Gestión de Calidad (SGC). La dirección de Asisttel establece documentar, mantener y mejorar el Sistema Integrado de Gestión de la Calidad y Medio Ambiente (SIGCMA) .

La Política Ambiental queda manifestada en la Política de Calidad y de Medio Ambiente, es conocida por todo el personal y establece los compromisos de Asisttel con el Medio Ambiente:

“Asisttel se compromete en hacer compatible su desarrollo y la prestación de los diferentes servicios propios con la protección del medio ambiente y la calidad en la prestación de dichos servicios “

Para ello desde la dirección se impulsa una cultura de calidad y de responsabilidad social, que se transmite y comparte  con todo el personal,  basada en los  principios de Honestidad, Liderazgo y Desarrollo del Equipo Humano.

Asisttel asume entre sus compromisos, establecidos en la Política de Calidad y Medio Ambiente:

  • Implantar, difundir y mantener actualizada nuestra Política de Calidad y Medio Ambiente.
  • Proteger el medio ambiente y nuestro entorno mediante medidas preventivas, estableciendo objetivos y programas que conduzcan a la reducción de los impactos ambientales
  • Los directivos y trabajadores de Asisttel deberán tomar medidas para minimizar el impacto derivado de su actividad sobre el medio ambiente.
  • Todo el personal deberán utilizar responsablemente las instalaciones, equipos y medios de trabajo puestos a su disposición, procurando un uso eficiente de los mismos.
  • Todo el personal se responsabilizan del impacto que nuestra actividad tiene sobre el medio ambiente, la sociedad y la economía del entorno en el que trabajamos.

La Calidad es garantía de mejora de la eficacia en los procesos y actividades desempeñadas en nuestra empresa además de avalar la satisfacción y fidelización de nuestros usuarios.

 

Para más información visita nuestra web

Las alergias primaverales: síntomas y recomendaciones

 

Con la llegada de la primavera, sobre todo con la llegada del calor y cuando cesan las lluvias llegan las temidas alergias debidas sobre todo, al polen.

Las alergias pueden presentarse a cualquier edad. Sin embargo, en las personas mayores hay ciertas partes del cuerpo, como los ojos y la piel (más frágil y delgada) que son más sensibles a estas circunstancias.

Te explicamos qué síntomas pueden aparecer y cómo prevenir que estos empeoren tomando una serie de medidas:

Síntomas de alerta

Los síntomas entre las personas alérgicas suelen ser comunes y muy característicos. Sin embargo, es muy recomendable realizar exámenes médicos para tratarla adecuadamente, ya que a veces los síntomas se confunden con un resfriado o con algo más grave, por ejemplo, asma.

Lo que permite distinguir la alergia de un resfriado es el modo en el que se presentan los síntomas.

Los estornudos, la irritación de garganta, la congestión y las molestias y picor en los ojos cuando se padece una alergia primaveral varían de intensidad dependiendo de si la persona se encuentra cerca de aquello que detona el episodio.

En un resfriado, los síntomas son prácticamente continuos y después de unos días desaparecen.

Algunos de los síntomas de la alergia primaveral son:

 – Picor en los ojos y lagrimeo

– Congestión nasal

– Tos prolongada

– Disminución de la capacidad de respiración

– Opresión en el pecho

Recomendaciones para evitar los síntomas

 – Evitar acudir a parques o jardines donde haya árboles o plantas que estén en plena polinización

– Hidratar la piel

– Limpiar el polvo frecuentemente

– Las vacunas pueden ser muy efectivas

– Dormir bien, un descanso inadecuado puede agravar los síntomas

– Humedecer los ojos cuando se empiecen a notar síntomas de picor o escozor

– Ventilar la casa todas las mañanas, pero durante un corto periodo de tiempo (5 a 10 minutos).

– Realizar una exploración médica para averiguar la causa de la alergia y disminuir los posibles síntomas.

– Usar ropa que deje traspirar la piel, la más adecuada es la de algodón o lino.

– Proteger los ojos adecuadamente

Es importante tener en cuenta que los mayores que padecen otro tipo de enfermedades, como por ejemplo cardiacas, deben extremar aún más las precauciones.

En ocasiones, los cambios en las personas mayores suelen afectar negativamente, como por ejemplo un cambio de residencia, de entorno o un aumento del estrés.

Por todo ello, es importante prevenir y cuidar a nuestros mayores de las alergias estacionales.

aacidente_cocina

Cómo prevenir accidentes en personas dependientes y mayores

Las personas mayores o en situación de dependencia suelen experimentar una pérdida paulatina en su capacidad de movimiento así como en su agudeza visual y auditiva. Esta falta de reflejos unida al contexto cada vez más complejo en el que vivimos hace que estas personas sean más susceptibles a sufrir accidentes, así como a experimentar consecuencias más graves tras los mismos.

“Las personas dependientes y mayores son más susceptibles a sufrir accidentes debido a su limitada capacidad de movimiento y menor agudeza visual y auditiva”

La primera recomendación para evitar este tipo de accidentes entre personas mayores y dependientes es practicar ejercicio físico, siempre adaptado a las capacidades específicas de cada persona. Si mantenemos el cuerpo activo haremos que sea menos vulnerable, disminuyendo las posibilidades de sufrir un accidente y, por lo tanto, mejorando tanto la autonomía e independencia como la calidad de vida de la persona.

A continuación enumeramos una serie de consejos para evitar los accidentes entre personas mayores y dependientes en los espacios más comunes de la vida cotidiana.

En las escaleras

Las caídas en la escalera suelen ser un tipo de accidente bastante recurrente. Lo más importante es agarrarse bien a la barandilla, por lo que necesitaremos tener libre una de las manos como mínimo. También es recomendable que los escalones cuenten con bandas antideslizantes en los bordes y que la suela de los zapatos sea de goma, y por supuesto, nunca tratar de subir o bajar unas escaleras a oscuras.

En el baño

Es importante colocar agarraderas tanto en el inodoro como en la ducha. Siempre es más funcional contar con un plato de ducha que con una bañera, por la facilidad de acceso que ofrece el primero. También es importante colocar una alfombrilla antideslizante dentro de la ducha para evitar caídas. Recuerde airear adecuadamente el baño, dejando la ventana abierta si es posible, para evitar un exceso de vapor que pueda causar mareos.

En la habitación

Es importante dejar un espacio amplio para acceder a la cama, de forma que podamos acostarnos e incorporarnos fácilmente sin obstáculos en el camino. También es recomendable quitar alfombras, en especial las más pequeñas, ya que éstas suelen ser las culpables de numerosas caídas. También existe la opción de fijarlas al suelo si no queremos prescindir de ellas. Por último, colocaremos una luz tenue durante la noche para los casos en los que necesitemos levantarnos.

“Las alfombras suelen ser una de las principales causas de caídas en el hogar: cuidado con ellas”

En la cocina

La cocina es posiblemente uno de los puntos más críticos dentro del hogar en lo que se refiere a accidentes. Para prevenir los cortes trataremos de no tener cuchillos excesivamente afilados, utilizando una tabla de cortar siempre que vayamos a trocear alimentos.

La cocina también es un punto crítico en lo que se refiere a quemaduras. Para evitarlas trataremos siempre de utilizar los fogones del fondo, es decir, los que más lejos quedan del borde de la cocina. Del mismo modo no dejaremos que los mangos de sartenes y cazuelas sobrepasen el borde de la cocina. Tendremos especial cuidado al trasvasar líquidos calientes de un recipiente a otro, especialmente cuando se trate de aceite. Además, recuerda no colocar nunca agua sobre un recipiente que todavía contenga aceite caliente.

En caso de que tengamos una cocina de gas siempre nos preocuparemos de dejar las llaves de paso cerradas cuando no estemos cocinando o estemos fuera de casa, es recomendable adquirir el hábito de comprobar esto cada día antes de irse a dormir.

En la calle

Los accidentes más comunes en la calle suelen ser caídas. Para evitarlas es recomendable caminar a un ritmo lento, siempre con calzado cómodo y seguro, con la ayuda de una bastón si fuese necesario o incluso de una segunda persona.

A la hora de cruzar el paso de cebra es importante doblar la precaución y escoger el momento correcto para cruzar, siendo conscientes de las limitaciones de velocidad y movimiento con las que contamos. Del mismo modo, a la hora de subir a un transporte público también lo haremos a un ritmo tranquilo y valiéndonos de barandillas y demás agarraderos que nos resulten de ayuda.

Estas son solo algunas de las recomendaciones para evitar los accidentes más comunes entra personas mayores y dependientes como son las caídas, cortes o quemaduras. La clave está en mantener nuestro cuerpo siempre activo y no bajar nunca la guardia ¿Qué otros consejos darías tú para evitar accidentes? ¿Se te ocurre algún hábito preventivo? ¡Compártelo con el resto de cuidadores!

(Fuente: El Rincón del cuidador: http://www.elrincondelcuidador.es)

“DOTACIÓN DE RECURSOS PERSONALES” Asisttel y Fremap

“DOTACIÓN DE RECURSOS PERSONALES” es un curso que ha sido impartido por FREMAP en la sede de Asisttel de el Parque Empresarial PISA (Mairena del Aljarafe) y en la sala Guadalinfo, cedida por el Ayuntamiento de El Palmar de Troya. El contenido del curso se centró en el reciclaje sobre la prevención de los riesgos en el puesto de auxiliar de ayuda a domicilio, prestando especial atención a la preparación física para las movilizaciones y a las enfermedades infectocontagiosas. Tras la sesión interactiva, se hizo entrega a los participantes de una guía de buenas prácticas para la prevención de Riesgos en Ayuda a Domicilio.

“CONCURSO DE ESCRITURA” II EDICIÓN-2017

Con motivo del Día Internacional de Mayor, y por segundo año consecutivo, se lleva a cabo en El Palmar de Troya una nueva  edición del Taller de Escritura.  Esta iniciativa se puso en marcha en la localidad en 2016, con el objeto de fomentar la participación de los mayores  en iniciativas como esta que requieran de una implicación a nivel personal.

El taller estuvo  formado por aquellos adultos mayores que tienen deseos de encontrarse, de comunicarse con otros, de hacer nuevos vínculos.

En esta segunda edición hemos vuelto a contar con la indispensable colaboración de  la Delegación de Bienestar de la localidad de El Palmar de Troya,  que a su vez  ha cedido La Biblioteca Pública,  brindando así  un espacio propicio para la realización de  este Taller.

La Biblioteca  cuenta con una gran cantidad de libros que permiten al lector acercarse a los libros que el considere necesarios como instrumento de aprendizaje, distracción y comunicación con las demás personas.

Durante la Jornada se llevaron  a cabo varias actividades como fueron: lectura de los textos participantes, visionado de videos y lectura de texto  relacionados con la temática, resolución del concurso.

Para la clausura del acto se llevó a cabo la entrega de diplomas a todos los participantes así como el premio a la persona que resultó ganadora. Tras estos actos se pudo disfrutar de un desayuno.

AMPLIACION DEL AREA

La empresa de servicios integrales a la familia, Asisttel, se extenderá por la costa para ofrecer sus servicios a PERSONAS dependientes y sus familias

Asisttel se implantó en la provincia de Huelva, y presta el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) para personas y familias que tienen disminuida su autonomía, de manera temporal o permanente, y presentan dificultades en su vida diaria, atendiendo tanto a aquellas personas a las que se ha reconocido un grado de dependencia, como a las que aún no pero están bajo la amparo de los Servicios Sociales del Ayto.

El municipio de Lepe ha alcanzado ya los 160 beneficiarios desde que cambió de empresa prestataria del SAD en diciembre de 2016, a nuestra empresa.

De igual manera, el compromiso con el entorno de Asisttel es total y así lo demuestra su vinculación con la demanda local de empleo “contribuyendo a nuevas contrataciones teniendo en cuenta los sectores con mayores dificultades”, asegura la directora en Andalucía de este servicio, Débora Slek, quien destaca que se tiene en cuenta la “estabilidad laboral del personal cualificado, y el desarrollo socioeconómico de la localidad”.

La plantilla de Asisttel en Lepe la conforman más de 60 profesionales y, durante los meses de verano, están igualmente preparados para atender a muchas más personas que se desplazan temporalmente desde otros municipios y regiones, ya que Lepe acoge un centro de coordinación comarcal para dar atención y soporte técnico a auxiliares, familiares y técnicos.

La experiencia de Asisttel en el marco de la asistencia en domicilio está más que demostrada y alcanza los 25 años, siendo también la primera empresa regional en ofrecer tele asistencia domiciliaria. Su objetivo inicial fue resolver las necesidades de mayores y personas dependientes a fin de mejorar su calidad de vida pero, con los años, han evolucionado hasta ofrecer una verdadera atención integral a la familia.

Mejora en la calidad de vida y nexo con los Servicios Sociales

En relación a la ayuda pública que constituye el SAD que se presta en Lepe y se pretende ofrecer en otros municipios de la costa de Huelva, “el contacto diario con los trabajadores sociales facilita la labor de mediar o ser nexo de unión entre la persona interesada y la entidad pública para completar la solicitud del SAD”, pues se pone en conocimiento la “necesidad detectada, ya sea observada por nuestros técnicos o a través de solicitudes de información que llegan a los propios centros públicos”, explica la directora del servicio Débora Slek.

En su afán de mejora continua, Asisttel se rige por valores como la tolerancia, la empatía o la honestidad para mejorar el bienestar de los usuarios, pero también el de sus familias. “el personal es especialista en el trato con personas y sabe adaptarse a las necesidades de todos los usuarios con la premisa de que su calidad de vida es lo primero”, destaca Slek.

Participación en el entorno local y ayuda al cuidador

Los servicios asistenciales de los que se están beneficiando ya en Lepe incluyen actividades y proyectos adaptados, eficaces y realistas, que incluyen actuaciones domésticas de carácter personal, rehabilitadoras, estimuladoras, terapéuticas, lúdicas y orientadas principalmente al fomento de la autonomía y el bienestar de las personas dependientes a través de la intervención socio-sanitaria humana y profesional, fuera y dentro del propio domicilio.

Aunque el servicio de ayuda a domicilio es “un gran recurso alternativo para las familias” desde Asisttel se destaca que es necesario afianzar la gestión del mismo con actividades y tareas cotidianas para posteriormente, y sin perder de vista esa gestión básica, crear espacios de participación en el entorno de cada localidad (ferias y fiestas locales, excursiones, lectura, talleres…) fomentando un envejecimiento activo y saludable con tareas especiales dirigidas al apoyo al cuidador y la capacitación a las propias familias.

Esta empresa participa en diferentes iniciativas internacionales como el pacto mundial de naciones unidas y en proyectos de responsabilidad social corporativa, donde han sido galardonados hace unos meses en la III edición del premio Andalucía excelente 2016.

ABANDONO DE LA POBLACION ANCIANA

En una conversación algo trascendental con una amiga, dijo una frase que me hizo meditar y reflexionar,

“Hasta para nacer perro hay que tener suerte”

Se trata de una conclusión muy dura pero muy real, que podemos extrapolar también al género humano.

No es lo mismo nacer en el seno familiar de una pareja sita en Sevilla, que en el seno familiar de una pareja sita en un país tercermundista (esta palabra es estremecedora) o en un país en guerra permanente.

No es lo mismo formar parte de una familia donde todos sus miembros gocen de un status social y económico desahogado y donde, sus progenitores (abuelos) con necesidad de cuidados específicos no suponen una carga, que formar parte de un entorno familiar  desestructurado, con dificultades económicas, donde sus progenitores que necesitan atenciones específicas, si suponen una carga en el día a día de los miembros de esa familia.

En este post queremos hacer una exposición lo más objetiva posible, puesto que afecta de lleno en nuestro trabajo, la ayuda a domicilio de personas con dependencia, y valorar todos los factores que intervienen en el cuidado y atención de nuestros mayores.

En estas fechas los medios de comunicación nos invaden con noticias desoladoras de ancianos abandonados, desatendidos y en definitiva solos, que afrontan la estación estival con tristeza y desarraigo.

¿Acaso podemos tratar estas historias de forma generalizada?, o siendo justos, ¿no deberíamos valorar cada caso atendiendo a factores tanto sociales como personales?

 

En casa, con la jubilación, sin obligaciones, sin compañía y sin visitas

 

La soledad se ha demostrado muy perjudicial para la salud de las personas ancianas, tanto desde un punto de vista sentimental o afectivo, hasta físicamente, por el riesgo de caídas o problemas de movilidad. Durante el verano, los familiares, vecinos, comerciantes, o personas cercanas con las que los ancianos tienen contacto de vez en cuando, se van de vacaciones, lo que agudiza aún más la situación de soledad y el abandono en una época especialmente peligrosa por las altas temperaturas.

Esto es una realidad, pero falta información.

Es necesario conocer porque el anciano está solo, todo el año y no solo en verano,  cual es la situación  de su familia o cual ha sido su trayectoria familiar, si durante su vida ha mantenido los vínculos con sus hijos, nietos, hermanos, etc.

También hay que tener en cuenta cómo el ser anciano ha ido variando con el paso de la historia,
y como la vejez puede vivirse de distintas maneras según los valores que imperan en cada sociedad.

¿Cuál ha  sido el papel del anciano en la historia?

 

Durante la Prehistoria a quienes habían llegado a los 30 años se los relacionaba con algún evento divino y sobrenatural. Eran consideradas personas de gran sabiduría, transmisoras de conocimiento, esencial para la supervivencia del grupo.

Los egipcios, describían la vejez como un período de debilidad, disminución de la capacidad visual y auditiva, deterioro progresivo de las capacidades cognitivas y físicas en general. Pese a esto, el papel de la persona de avanzada edad, seguía gozando de un gran prestigio social, y representaba la sabiduría y el ejemplo de los más jóvenes.

En la Grecia antigua es donde se empieza a deteriorar el concepto de vejez. Los griegos fueron los grandes impulsores de la perfección, del culto al cuerpo y la belleza, la vejez y la muerte, por tanto, empiezan a ser temidas y son consideradas un castigo que impone la vida. El anciano es respetado pero el poder de decisión era cosa de la juventud.

Este concepto se mantiene desde la cultura griega, pasando por la hebrea, romana, los primeros años del cristianismo y  la Edad Media hasta llegar al Renacimiento, cuando surge la imprenta y la memoria oral, perteneciente a los mayores, deja de ser imprescindible.

Llegamos al Mundo Moderno, y tras un proceso de transformación del poder político, delegado al pueblo, surge el funcionariado y lo que conocemos hoy en día como la jubilación. El trabajo pasa a ser la característica más valorada entre la sociedad, y el Estado pasa a ser el responsable de compensar los servicios prestados a la comunidad. Es entonces cuando el cuidado de los ancianos que hasta entonces correspondía exclusivamente a la familia, pasa también a ser responsabilidad de los poderes públicos.

Cuidemos a nuestros mayores

Nuestros mayores antes eran fuertes e independientes, pero ahora ya no pueden cuidarse solos. Para ellos tampoco es fácil aceptar que ya no tienen tan buena salud o que su situación ha cambiado y ahora necesitan ayuda.

Es el momento de analizar cada historia, su casuística, su entorno y su estado personal para valorar cuando el anciano vive realmente una situación de abandono por parte de su familia, o si las condiciones de supervivencia de su familia obliga a ésta a delegar sus responsabilidades en instituciones bien sea públicas o privadas.

Por desgracia sabemos que el abandono injustificado existe, por ello creemos muy importante que  la sociedad sea conocedora de que existe un gremio de profesionales especializado en el cuidado de personas dependientes, gestionados por empresas como la nuestra, que facilitan la conciliación familiar, y buscan el bienestar tanto del anciano como el de sus familiares.

También existen organizaciones que ayudan a mejorar la calidad de vida y la autoestima de los ancianos mediante la creación de lazos afectivos con voluntarios y otras personas de edad similar, ofreciéndoles apoyo afectivo, ayuda emocional, compañía y amistad.

Bien es cierto que descartada la cuestión del abandono, las residencias de ancianos privadas detectan mayor demanda durante el periodo estival, y sin intención de juzgar o cuestionar la decisión tomada por los familiares, debemos aceptar que nuestra sociedad prioriza y antepone los valores materiales a  los personales.

En el día a día de nuestro trabajo nos encontramos con todo tipo de situaciones, familias que disfrutan de unos días de descanso y delegan por tanto los cuidados de sus mayores a profesionales, o familias que sacrifican sus momentos de ocio y siguen haciendose cargo de los abuelos, o familias (afortunadamente en minoría) que eluden esa responsabilidad durante todo el año.

 

En cualquier caso,  hay que reconocer que el ritmo de vida de la sociedad que nos ha tocado vivir complica la conciliacion  familiar con el cuidado y atención de sus mayores.